Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

Hemos orado para que alguien sea sanado, pero esa persona murió de todos modos.  Hemos orado por un trabajo que se le dio a otra persona o por un hogar que no funcionó.

 

Muchas personas experimentan oración sin respuesta y renuncian a orar por completo.  Algunos concluyen que Dios tiene un plan diferente.  Algunos concluyen que no era la voluntad de Dios lo que estaban orando.  Tristemente, algunas personas llegan a la conclusión que no hay Dios.

La verdad es que ninguno de nosotros conoce verdaderamente los pensamientos y planes de Dios, porque son más altos que nuestra capacidad de comprender. 

 

Hay un reino espiritual que no podemos ver. 

LLAVES  PARA  LA  ORACIÓN  CONTESTADA

Si pudiéramos, sospecho que veríamos la guerra espiritual con las fuerzas del mal intentando todo lo que esté a su alcance para desanimarnos y convencernos de que la oración es inútil.

Si pudiéramos ver lo invisible, también veríamos  la batalla espiritual que está teniendo lugar con el ejército de ángeles de Dios enviados por la oración, que entienden que hay mucho más en esta vida de lo que podemos ver con nuestros ojos físicos.

Jesús dijo, “Sigue pidiendo y recibirás lo que pides” (Mateo 7:7 NLT), y seguramente deberíamos hacer esto.

 

Pero cuando continuamos pidiendo, no es porque Dios no nos escuchó la primera vez, y no es que tengamos que convencerlo de que sea bueno con nosotros. 

Por Rhonda Sciortino

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now