Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

piso por la mañana hasta que se derrumban en la cama por la noche, así que posponen la oración hasta que puedan llegar a ella. 

Algunas personas no oran porque tienen una vaga sensación de no merecer todo el bien que Dios desea darles. 

 

Si aceptamos a Cristo, nos convertimos en criaturas nuevas en Él.  La Biblia nos dice que cuando recibimos a Cristo en nuestros corazones, el “viejo nosotros” pasa y un nuevo espíritu nace dentro de nosotros (2 Cor. 5:17). 

 

Si “alimentamos” nuestro nuevo espíritu con la Palabra de Dios, crece todos los días hasta que un día nosotros, y todos los demás que nos rodean, nos damos cuenta de que no somos quienes solíamos ser.  Realmente somos gente nueva.

LLAVES  PARA  LA  ORACIÓN  CONTESTADA

Desde el momento en que aceptamos a Cristo, Dios nos ve como personas nuevas a través del prisma que es Cristo.

 

En otras palabras, cuando aceptamos a Cristo, se nos da Su nombre, “Cristiano”.

Tenemos derecho a todo lo que Jesús ganó. Somos herederos de sus promesas.  Cuando un cristiano viene a Dios en oración en el nombre de Jesús, ¡Dios oye y responde lo mismo como a  Jesús! 

 

Así que reconoce que aunque el “viejo tu” no merece el bien que Dios quiere darle, ¡Él quiere bendecirlo por el amor de Jesús!

Algunas personas no oran porque realmente no creen que Dios responderá.  Casi todos han tenido la experiencia de orar por algo que no sucedió. 

Por Rhonda Sciortino

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now