LLAVES  PARA  LA  ORACIÓN  CONTESTADA

Por Rhonda Sciortino

La palabra de Dios dice, “No tienen, porque no le piden a Dios” (Santiago 4:2).  Así que la primera llave es orar. 

 

La oración cambia las cosas.  Hay innumerables razones por las que la gente no ora.  Algunos no piensan en que hará mucho bien.  

 

Ellos han orando anteriormente, no vieron resultados palpables y nunca lo intentaron de nuevo.  O piensan que tienen que estar en la iglesia orando de rodillas.  O creen que ha pasado mucho tiempo desde que hablaron con Dios o que han hecho demasiado mal, así que Él no les escuchará ni contestará aunque oren. 

 

O planean orar cuando salgan después de una loca y apretada agenda, pero nunca encuentran tiempo.

En lugar de esperar a estar en un lugar específico, en cierta postura y en un momento determinado, di una oración en silencio alli donde te encuentras.

 

No es necesario parar lo que estás haciendo.  Ora mientras haces lo que estés haciendo.  ¡Una oración mientras conduces es mejor que ninguna oración en absoluto! Habla con Jesús como si hablaras con tu mejor amigo/amiga.

Esto no significa que no debes tener un tiempo y lugar específico con la mente enfocada delante del trono de gracia de Dios. 

 

Por supuesto haz eso. 

 

Pero muchos están en un momento agitado de la vida que comienza desde el momento en que ponen los  pies en el

Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now