Formación para novios y esposos

PALABRAS (6)

  • La corrección adecuada es una parte de la educación y la formación de los hijos. Los padres que se enfocan solamente en la corrección están dejando por fuera áreas importantes que necesitan ser desarrolladas, de la misma manera que se descuida el cultivo de una flor que puede dar muchos colores y aromas.                

  •  No deben descuidarse las demás áreas de la vida de los hijos: el afecto, la sana comunicación, el acompañamiento, la solidaridad, el apoyo, el reconocimiento de los anhelos, ideales, proyectos, ilusiones que ellos tienen.                                            

  • Los padres han de proporcionar un apoyo a los hijos armonizando la autoridad con el amor y una comunicación clara y espontánea.                                 

  • Si no se hace así, los hijos pueden buscar llenar esos vacíos con otras personas, cosas o situaciones.                                                     

  • Cada día que pasa es un día que se aprovecha o se pierde en la formación de los hijos.                                                    

  • Hay cambios que deben hacerse inmediatamente, sin importar que no produzcan resultados rápidos.   

  • Hay que ver estos procesos sin angustia o presión cuando pasa el tiempo sin que se observen los resultados que uno espera.                                                                             

  • Las expresiones empleadas por los padres y adultos impactan a los niños y se convierten en modelo de lo que ellos van repitiendo, a veces sin entender el significado.                

  • Un lenguaje constantemente agresivo, con características de violencia, excesivamente crítico, pesimista y a veces implacable, genera heridas, traumas, reacciones de rebeldía, venganza, rencor.                                               

  • Las palabras deben pasar por varios filtros para ser purificadas, disciplinadas y encauzadas. La responsabilidad de lo que decimos va más allá del momento y el lugar en que las pronunciemos, pues pueden generar en nuestros oyentes o receptores, efectos constructivos o destructivos durante mucho tiempo.         

  • A veces es preferible guardar silencio prudente en lugar de complicar situaciones tensas. No es fácil hacer este silencio ni discernir cuándo callar. Se necesita alcanzar un equilibrio interno básico para poder hacer este silencio constructivo.                                                 

  • Saber escuchar es condición indispensable para saber hablar.

El documento puede descargarse aquí: 

Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now