Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

Formación para novios y esposos

  • Santiago 3:10-11                                               

  • “De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.”                       

  • Es una contradicción que una persona ore a Dios, le dé gracias, le pida bendición y al mismo tiempo ofenda, aplaste y hable mal de otros, especialmente en situaciones de error o fallas de esas personas. Todo debe estar equilibrado según las enseñanzas de Dios. La bendición debe sustituir a la maldición en nuestras palabras porque ese es el equilibrio que viene de Dios.                        

  • Santiago 3:19                                                        

  • “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse”                                                          

  • Aprender a escuchar y saber hablar implican un sacrificio constante y una disciplina que solo termina con la muerte.                        

  • Mientras más pronto se inicie ese proceso de aprendizaje, más pronto se experimentará el beneficio espiritual, emocional y social que esto conlleva. Es un proceso que hay que hacer personalmente, sin esperar a que otros nos presionen a hacerlo.

PALABRAS (5)

  • Salmos 12:7                                                                  

  • “Las palabras del Señor son palabras seguras, son como plata refinada siete veces en el horno.”                                                

  • Dios nos ha dado como modelo de toda palabra  la vida de nuestro señor Jesucristo. Sus actos, su vida y sus palabras, son todo lo que debemos imitar, aprender y reproducir en nuestras relaciones familiares y de trabajo. Por lo tanto, nuestras palabras deben parecerse cada vez más a las palabras de Jesús, verdaderas, auténticas, justas, amorosas.                                                                     

  • Juan 6:68                                                             

  • “Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.”                                                          

  • Las palabras humanas tienen la huella de las palabras de Dios, porque el hombre ha sido creado a su imagen y semejanza. Es decir, tienen una fuerza especial que se refleja según el sentido, la intención y la forma en la cual las pronunciamos. Depende de nosotros dirigir esa fuerza con un sentido constructivo o contaminarla con fines egoístas o destructivos.

  • Colosenses 3, 21                                                

  • “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.”            

  • Muchos padres de familia poseen la tendencia de corregir intensamente a los hijos. Como que esperan que los hijos cambien instantáneamente y al no observar mejoría aumentan la frecuencia de las correcciones, en ocasiones acompañándolas con actitudes agresivas, impacientes. Esto no es conveniente a pesar de estar bien intencionado.                                                

  • El mismo Dios a través de las  palabras de San Pablo ilumina a los padres diciendo que el exceso de corrección es contraproducente, es decir, produce el efecto contrario.               

  • Es necesario aprender de la sabia pedagogía de Dios para que los padres sean justos y al mismo tiempo amorosos con sus hijos.                                

  • Una corrección frecuente basada solamente en la autoridad  es una corrección incompleta.                                                

  • A veces hay que actuar con firmeza y se debe hacer con justicia basada en el amor.                                                                          

  • Efesios 6, 4                                                            

  • “Y ustedes, padres, no sean pesados con sus hijos, sino más bien edúquenlos usando las correcciones y advertencias que pueda inspirar el Señor.”

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now