Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

Formación para novios y esposos

  • Los efectos no se ven a veces a primera vista, sino que se experimentan profundamente en el corazón y en la mente de quien las recibe. En ciertos casos en los cuales este tipo de palabras se convierten en el pan de cada día, pueden producir un deterioro silencioso que llega incluso a hacer que una persona desee morir o quitarse la vida.                                                   

  • Quien haya pronunciado palabras que producen este terrible impacto y afirme que no es cierto que causen daño, está siendo injusto e ignorante porque no se ha detenido a pensar en la gravedad de algunas de sus palabras, ni analiza las implicaciones que ellas tienen con el paso del tiempo.                             

  • Proverbios 15:4                                            

  • “La lengua apacible es árbol de vida”                                                                   

  • Una lengua apacible corresponde a una persona que emocionalmente controla sus reacciones, modera sus palabras, sabe escoger la forma, la manera, el lugar y el momento de hablar.     

  • Transmite mensajes constructivos, incluso en momentos en los que debe corregir a otros y no exagera sus propias reacciones.

PALABRAS  (3)

  • Sus palabras son un árbol de vida para quienes las escuchan o reciben, porque  encuentran en ellas sabiduría, verdad, orientación, guía, apoyo y no encuentran queja, impaciencia, desesperación, amargura, crítica destructiva, pesimismo, injusticia.

 

  • Todos estamos capacitados para transmitir estas palabras generadoras de vida. Es nuestra responsabilidad crear las condiciones internas para que nuestro lenguaje se impregne de ese profundo sentido vital y esperanzador.

 

 

Proverbios 18:21

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”

  • Sin saberlo, estamos determinando con nuestras palabras si otras personas van a vivir o a morir. Es decir, si les ayudamos a crecer como personas o si contribuimos a su estancamiento, retroceso o destrucción.

  • Casi nadie piensa en todo lo que dice y en que varias de esas palabras tienen una cantidad importante de mensajes que impactan con fuerza a las otras personas.                                             

  • No nos sorprendamos si después de decir palabras airadas los demás agravan los síntomas de su comportamiento, especialmente con nosotros, porque eso es lo que hemos producido en ellos.                      

  • Si nuestras palabras son adecuadas, los frutos serán adecuados. Algunos de estos frutos se verán pronto, otros tomarán algo más de tiempo y más tarde surgirán.                                                      

  • Si nuestras palabras en cambio son inadecuadas, tendremos también que comer de sus frutos, algunos inmediatos, otros un poco más lentos.   

  • Proverbios 21:23                                               

  • “El que guarda su boca y su lengua, guarda su alma de angustias.”                      

  • Las palabras son un reflejo de lo que tenemos por dentro. En ocasiones estamos saturados de problemas, preocupaciones, angustias, temores, frustraciones, fracasos, miedos.             

  • Todo esto se puede traducir en palabras pesimistas, demasiado críticas de los demás, rutinarias, emocionalmente frías o turbulentas.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now