Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

Formación para novios y esposos

Desde el punto de vista espiritual/religioso, la expresión negarse a sí mismo se refiere a la no aceptación de pensamientos, sentimientos y actos contrarios al amor y la voluntad de Dios y a la Iglesia. También se refiere a la no aceptación de influencias ajenas o incompatibles con la auténtica doctrina inspirada por Dios a la Iglesia.

Existen tendencias que niegan la legitimidad del sacramento del matrimonio y difunden conceptos distorsionados que confunden o desvían a muchos católicos. La Iglesia alerta constantemente sobre los ataques a la fe y advierte los riesgos que esto implica.

¿La cruz del matrimonio? (5)

Sin embargo, muchos católicos aceptan y defienden enseñanzas y prácticas que no solamente son incompatibles con la doctrina de la Iglesia, sino que son perjudiciales para su vida familiar y ponen en riesgo su salvación personal.

 Las actividades de la nueva era, la infiltración de conceptos y prácticas de otras religiones, el incremento de la secularización y el abandono de la religión, hacen que muchos matrimonios católicos sufran deterioro progresivo y entren en una especie de

decadencia, con una probabilidad muy alta de presentar ruptura o fracaso. 

 

¿Los matrimonios católicos ven estos riesgos, depuran y viven su fe adecuadamente? ¿Revisan si su matrimonio está fundamentado en la auténtica enseñanza católica o si está contaminado por conceptos, prácticas y creencias incompatibles con ella? ¿Toman los correctivos necesarios y lo hacen oportunamente? ¿Entienden y aplican el sentido auténtico de lo que significa negarse a sí mismos?

 

“… que cargue con su cruz …”

Quizás uno de los sufrimientos más grandes que experimentamos los seres humanos es no poder hacer todo lo que queremos y tener que hacer cosas que no deseamos. Es decir, el sufrimiento de no poder hacer siempre nuestra voluntad.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now