CÁMARA COLOMBIANA DE LA ENERGÍA 

Características de los bombillos y luminarias de uso frecuente.

La bombilla incandescente nos permite percibir los colores de manera bastante fiel y emite un color de luz cálido en el ambiente. Se enciende instantáneamente y dispersa uniformemente la luz. Por otra parte, consume gran cantidad de energía y genera mucho calor. Esta bombilla tiene 3 acabados: claro, esmerilado y de color. El claro o transparente tiene la luz más brillante de todas, pero puede deslumbrar. El esmerilado y el blanco se usan para difundir mejor la luz, aunque absorben una pequeña parte de ésta . 

La bombilla fluorescente tubular emite una luz con tonalidad predominantemente blanca y fría, aunque se consiguen referencias de luz blanca cálida. Su reproducción de color no es muy buena. Tiene un sistema de encendido llamado balasto que retarda un poco su activación. El consumo de energía de esta bombilla es muy bajo respecto a una incandescente, pero tarda algunos minutos desde su encendido hasta alcanzar su máxima emisión de luz. Se recomiendan bombillas que funcionan con balasto electrónico para lograr máximo ahorro energético y evitar el parpadeo durante su operación. En nuestro mercado, las bombillas fluorescentes tubulares más comunes son rectas, pero también se consiguen en forma de U o redondas. El diámetro de los tubos es de 16 mm, 26 mm y 38 mm, o su denominación en octavos de pulgada: T5, T8 y T12, respectivamente. Entre menor sea el diámetro, más eficaz es la bombilla, por lo tanto, la T5 es la más eficaz; además la T5 y la T8 reproducen mucho mejor los colores comparadas con la T12.

1

 La bombilla halógena emite una luz blanca y focalizada que es la más similar a la luz del día. Por su color de luz es, entre todas las bombillas, la que permite percibir los colores con el mayor realismo. Con el mismo consumo de energía de una incandescente, se puede tener una mayor emisión de luz, aunque  también genera mucho calor. 

La bombilla fluorescente compacta se fabrica a partir de un tubo fluorescente retorcido, logrando el tamaño equivalente de una bombilla incandescente. Para estas bombillas se ha procurado que su reproducción de color sea mejor que el de las tubulares, por lo cual en el mercado se puede encontrar una gama de temperaturas de color entre las cuales hay algunas de tonalidades que imitan el color cálido de las incandescentes. Su consumo es muy bajo y al igual que en los tubos fluorescentes, su máxima emisión de luz se logra después de algunos minutos. En nuestro mercado, son habituales los acabados BIAX, de globo y espiral.

Fuente:

Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now