El propietario o tenedor de un canino potencialmente peligroso, asume la total responsabilidad por los daños y perjuicios que ocasione a las personas, bienes, vías y espacios públicos y al medio natural en general.

Se establece en las alcaldías un censo de caninos potencialmente peligrosos.

 

Los propietarios de estos caninos deben adquirir una póliza de responsabilidad civil extracontractual. (Multa tipo 4)

 

En los conjuntos cerrados, urbanizaciones y edificios de propiedad horizontal podrá prohibirse la permanencia de estos caninos a solicitud de cualquier propietario o residente y por decisión calificada de la asamblea o junta directiva.

Se necesita autorización para importar o tener centros de crianza de estas razas. (Multa tipo 4)

Los albergues para estos caninos deben incluir: Paredes y vallas suficientemente altas y resistentes, puertas seguras y adecuada señalización. (Multa tipo 4)

Prohibiciones con respecto a estos caninos:

-. Dejarlos deambular en espacios públicos o privados. (Multa tipo 2)

-. Trasladarlos sin bozal, trailla o demás implementos. (Multa tipo 2)

-. Incumplir norma sobre registro, compra, venta, posesión, traspaso, donación o cesión de propiedad. (Multa tipo 4)

-. Permitir a niños, niñas, adolescentes y personas con limitaciones, la tenencia o transporte de estos caninos. (Multa tipo 2)

-. Tener o transportar estos caninos cuando se está en estado de embriaguez o bajo el influjo de sustancias psicoactivas. (Multa tipo 2).

Propietarios y tenedores de estas razas de caninos pueden evitar sanciones y riesgos conociendo y aplicando estas normas en beneficio de todos. 

Cel.: (57) 301 736 6768  -  (57) 315 405 9409

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now